martes, 29 de agosto de 2017

Con la fragua íbera en Segeda Nova 2017




 En la localidad Zaragozana de Mara desde el año 2002 se celebra la Vulcanalia, que coincide con el día del año 153 a. e. donde los segedenses y numantinos ganaron una batalla en la que 6000 romanos perdieron la vida declarando Roma a ese día como nefasto.

Desde hace años participamos en las jornadas que organiza la Asociación Cultural Mara Celtibérica, ya sea con nuestra fragua, carpintería, arquería, etc.

Este año hemos vuelto con la fragua, que a diferencia de otros años, la hemos podido montar en Segeda Nova, una reconstrucción de unas casas celtíberas siguiendo métodos de arqueología experimental.

Así que este año celebramos las festividades a Vulcano (dios del fuego, las herramientas y la forja) como no podía ser de mejor forma con fuego y forja.

Desde primera hora de la mañana estuvimos trabajando para hacer la fragua con barro y paja. Teníamos que realizar dos pases durante el día de una hora, uno a las 11:30 h. y otro a las 17:30 h. El tener un horario no te libra de que durante toda la jornada estés junto a la fragua informando a los visitantes, lo cierto es que nos encanta dar a conocer lo que hacemos.

Montamos una exposición con los productos que hacemos. Da igual que pongas "no tocar" o que tengas los cuchillos en sus fundas, siempre hay alguien que tiene que ver con las manos, afortunadamente Eva estuvo cuidando de la exposición y atendiendo al público.



Lo mejor de todo fue el sitio que es perfecto y el esfuerzo y cariño de la Asociación Cultural Mara Celtibérica. Lo único que cambiaríamos es que un grupo de gaiteros tocasen temas medievales junto a nosotros cuando intentábamos hacer nuestra demostración. En este tipo de eventos se deberían evitar el que se solapen actividades.
Importante el material de encendido


Preparando el fuego
El fotógrafo Carmelo fue nuestro primer visitante
Dos falcatas
Empezamos a calentar la fragua
Un poco de todo, herramientas, lanzas, flechas, etc.
Nunca viene mal algo de ayuda
Forjando a fuego