lunes, 7 de noviembre de 2016

Bolsa para flechas estilo Tudor

Aunque nuestro rango de comodidad va del Paleolítico a la Edad del Hierro, desde hace años hay un tipo de arco que me apasiona. Se trata del arco largo inglés y en especial los modelos de guerra.

Mi compañera Eva me ha confeccionado una bolsa como las que se usaban en la Guerra de los Cien Años para transportar las flechas.

En el año 1971 se descubrió el Mary Rose, un pecio del siglo XVI con gran cantidad de hallazgos que nos han ayudado a comprender mejor los arcos y flechas utilizados en dicho periodo y las bolsas que aparecen en ilustraciones de la Guerra de los Cien Años.

Bolsa estilo Tudor




Entre los restos arqueológicos se localizaron unos discos de cuero con 24 agujeros. Estos agujeros debieron ser utilizados en las bolsas de lino para transportar estas flechas y que no se estropeasen las plumas. Es una posibilidad para transportar flechas pero no tiene porqué ser la única utilizada en la época. La forma de esta bolsa se ha sacado de las obras artísticas de dicho periodo, existe otra posibilidad y es que tuviesen su interior de mimbre.

La bolsa se podría colgar del cinturón y a diferencia de una aljaba, la bolsa se puede cerrar rápidamente para proteger las plumas. La tela de lino estaría encerada para mayor protección.  El llevar una bolsa que podía servir tanto para el transporte como para el uso en batalla debió ser algo bastante cómodo. En el libro The Longbow de Mike Loades cuestiona esa imagen de los arqueros clavando sus flechas en el suelo para la batalla. En terrenos secos y duros es bastante difícil y obliga al arquero a permanecer quieto en un punto rodeado de flechas. La idea de clavarlas en el suelo para que el barro produzca infecciones y otras leyendas no son más que eso, leyendas. En el siglo XVI no existían conocimientos sobre las bacterias.

Las flechas en la bolsa, con suficiente separación para no estropearse.


Volviendo a mi bolsa está hecha de lino y el cuero con agujeros de 1/2 pulgada. Las cuerdas también son de lino, he aprovechado viejas cuerdas de arco. Me va muy bien para guardar las flechas que voy haciendo y me sirve para futuras recreaciones, aunque en España no se hagan de momento recreaciones del Renacimiento inglés.


La bolsa colgada del cinturón es muy cómoda y se accede con mucha facilidad a las flechas. Una vez cerrada se puede llevar colgada como un bolso o como una mochila.

Puntas de flecha tipo Bodkin

Las Flechas


Actualmente estoy utilizando flechas con un astil de 3/8 de pulgada aunque las puntas que forjo se podrían poner perfectamente en 1/2 pulgada.

La madera es de fresno como las aparecidas en el Mary Rose. Llevan inserto de cuerno de buey o de búfalo en la parte de la ranura trasera para reforzar.

Las plumas están pegadas con pegamento natural y cosidas con hilos.

Las puntas que más empleo son las tipo bodkin en diferentes versiones aunque he forjado de diferentes tipos. Algunas puntas de flechas utilizadas en el medievo y en el renacimiento son muy similares a algunos modelos de la Edad del Hierro. Puntas estilo bodkin fueron usadas por los ejércitos romanos.

Flechas de diferentes tipos con cubo o con espiga.

En la práctica


La bolsa resulta cómoda y las flechas se llevan rápidas a la cuerda, permite buena cadencia de tiro. Poco a poco voy perfeccionando la forma de tirar y aunque las flechas no vuelan muy rápidas, debido a su peso, la potencia de impacto es enorme.

Las flechas tienen 31" 1/2 que en un arco de 70# a 28" da un peso en cuerda de algo más de 80 libras.
La postura, el anclaje, la suelta, etc. todo es muy diferente al uso tradicional de un arco pero las sensaciones que aporta cada vez me agradan más.

Para tirar con estos arcos hay que olvidar muchas cosas aprendidas y ser abierto de mente para aprender nuevas. Si se abre el arco correctamente y se hace la postura de la foto podemos abrir un arco de este peso con comodidad.


Llevando el arco a su apertura máxima.



No hay comentarios:

Publicar un comentario