lunes, 20 de agosto de 2012

Cucharones con hacha


Cucharones de pino

No soy muy amigo de hacer "tutoriales", solamente hago fotos cuando necesito documentar un proceso experimental y además creo que los "tutoriales" impiden que la gente experimente y llegue a otros procesos que posiblemente sean mejores.

Para hacer cucharones utilizo el hacha, cuchillas de dos manos y cuchillo para los retoques. La madera empleada es pino.

La madera hay que cogerla siempre cuando el árbol está con menos actividad, depende de los climas pero una buena fecha es la mengua de febrero. Sobre todo tener cuidado con secarla bruscamente o de forma descontrolada ya que se puede rajar. IMPORTANTE: informaros de la legislación forestal, si no podeis cortar un pino no pasa nada, comprar madera.

Lo primero que hago es quitar la corteza y empezar a buscar que sitio será el correcto para hacer la punta de los cucharones, muy importante que no tengamos nudos, si los nudos están en los mangos no hay problema.

Eliminando nudos, nunca golpeéis con el hacha directamente a un nudo, ir poco a poco


Trabajo dos cucharas a la vez porque resulta mucho más comodo para sujetar el material. Con una sola cuchara resulta más complejo trabajar.


Con la cuchilla buscando la forma. esta cuchilla me la hizo Raúl el herrero de Poleñino basándonos en restos arqueológicos.

La cuchilla de dos manos nos permite tallar con más precisión y dejar las superficies más lisas. Alterno entre el hacha y la cuchilla, la madera es algo natural que tiene sus formas caprichosas, sus vetas y sus nudos, prefiero ir poco a poco leyendo la forma. Con herramientas mecánicas todo queda más artificial.

La madera bien sujeta. Ya parece algo

Una vez tengo clara la forma empiezo a hacer las concavidades, uso el hacha sujetando bien en el banco la madera, se puede usar una gubia u otra herramienta de talla, pero es divertido aprender a usar el hacha.

Usando el hacha de carpintero, podemos golpear o usarla como un cuchillo.
Poco a poco van saliendo las cucharas, no hay prisa. Como podéis ver en las fotos se sujeta mejor todo el conjunto que si solo hiciésemos una cuchara.

Repasando con la cuchilla
Al final solo tenemos que cortar con la sierra y retocar con un pequeño cuchillo. Decidir cuando se separan las cucharas es bastante importante, si te precipitas el trabajo que te queda resulta más difícil, si lo dejas para el final puede que se te rompa.

Con el serrucho separando a las "hermanas"

Las suelo impregnar de aceite de oliva para protegerlas, no hace falta que uséis lijas, los cortes producidos por el acero dejan las superficies muy finas, si queréis darles un pulido usar cola de caballo (equisetum arvense).

Espero que todo esto os sirva de algo, sobre todo experimentar y aprender a usar herramientas sencillas. Para experimentar con estos cucharones nada mejor que un buen cocido, da igual que sea de ciervo o un cocido vegetariano, lo importante es alimentarse bien y disfrutar de la vida.